Espeso

Esperaba un taxi sobre las dos de la tarde. Algunos viandantes caminaban con prisas entregados a la tarea de reencontrarse con sus propios pensamientos. Otros estaban sentados en las terrazas ocupados en las tediosas charlas de mediodía. Había mariposas blancas volando por los alrededores del parque. Entonces me di cuenta: el tiempo se estaba espesando. Hasta que el reloj de la plaza se detuvo, los coches quedaron parados, los gestos se convirtieron en muecas congeladas y las mariposas decoraron el espacio con lunares blancos. En ese preciso instante vi la luz verde de un taxi. No pude levantar la mano.

Anuncios

2 comentarios

  1. Dime si en ese momento respirabas sin recibir aire…sin embargo no te ahogabas, todos eramos imprescindibles, y necesarios… La luz verde, y entonces lo que debia ser; apenas un detalle.

    Tu mundo esta lleno de momentos comunes al mio, sensaciones casi iguales.

    Te envío un saludo…

    Eugenia desde Argentina.

  2. ¡Si… así fue!. Creo que hay muchas posibilidades de que nos encontremos en algún sueño, Eugenia. Estaré atenta. Un abrazo desde España, en fase REM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: