Pata de cabra

Estuvo varias veces en la biblioteca para llevarse libros en préstamo. La había conocido un par de años atrás, cuando hacía prácticas, y había trabado amistad con algunos compañeros de trabajo. Era morena, joven, muy joven, de aspecto infantil y mucha soltura y desparpajo. Más bien auténtico descaro, pues no sintió reparos en hacer uso del movil particular de Hermes para solicitarle libros fuera del horario laboral. No le caía bien. Había algo en ella que le provocaba rechazo. Una especie de frío indeterminado se adueñaba del espacio cuando ella entraba. Se llamaba L.

En la segunda visita ya notó algo raro; en la tercera estuvo seguro. ¿Por qué si no, le hablaba de sogas y árboles sin venir a cuento? ¿Cómo podía saber que su madre se había ahorcado seis meses antes colgándose del laurel de indias del jardín? Su compañera S. sabía lo duro que había sido para él el suicidio de su madre, S. era amiga de M., M. era amiga de L. Era muy doloroso comprobar cómo personas aparentemente amigables jugaban de esa manera con sus sentimientos, con temas tan graves.

Una semana después L. volvió a la biblioteca y Hermes se decidió a buscar indicios de su maldad. No entendió cómo se le pudieron pasar por alto los pequeños sapos que flotaban en sus pupilas. Cuando se marchó, atisbó una línea que asomaba entre la bota y el pantalón: una franja hirusta como pata de cabra. Seguro que S. también tenía patas de cabra y sapos en los ojos.

¿Qué hay que hacer cuando te encuentras en medio de un aquelarre?

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: