Ahora

Deseaba
besar tus ojos,
acariciar tu mano,
tocar tu boca.
No me dejabas,
o me lo otorgabas
día si,
día no.
Esperé,
tiempo helado.
Rogué,
palabras y silencios.
Lloré,
hasta quedar seca.
Y se me pasó,
esa es la verdad.
Ahora me concedes
lo que tu crees una gracia,
ahora,
que me da igual
de dónde vengas
y a dónde vayas.

Anuncios

2 comentarios

  1. Los hay que piensan que siempre vamos a estar disponibles. Quien no sabe mantener el amor no lo merece.
    Bonito blog. Saludos.

  2. Gracias Pececillo, nunca se sabe cuando el destino tomará un giro inesperado…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: