Gatos pardos

“De noche, todos los gatos son pardos”, eso dice la sabiduría popular. Y digo sabiduría por aplicarle el nombre común, que para nuestra familia, proverbios, refranes, dichos y leyendas, no son más que cuentos de viejas para escasos de mente. Ser suspicaz me viene de familia, no lo puedo evitar. “De noche, todos los gatos son pardos”, qué frase tan absurda. Sin ir más lejos, ayer mismo me asomaba a la ventana después de cenar y ¿qué fue lo que vi? ¿un gato pardo? Pues no, vi un gato blanco, blanquísimo. Lo aprecié con todo detalle bajo la luz de la luna llena. Era grande, de metro y medio aproximadamente. La cabeza era roja y los ojos azul oscuro. En la frente destacaba un afilado cuerno en forma de espiral de unos cuarenta y cinco centímetros. La base del asta era blanca, la parte central negra y la superior rojo carmesí. El gato que vi anoche es la prueba fehaciente de la insustancialidad de las supercherías populares. Gatos pardos, chupacabras, unicornios… todo tiene su lugar en la era de la credulidad.

Anuncios

3 comentarios

  1. La sabiduría popular es reacia a ver unicornios.
    Se lo pierden.
    🙂
    Un abrazo, sonámbula

  2. En los nuevos tiempos mecánicos no hay tiempo para escuchar a las montañas o para observar la magia.

  3. … parece como si todos los gatos fueran pardos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: