Ni te imaginas

Ni te imaginas durante cuánto tiempo puedo hacerte permanecer inmersa en el placer.

No más de una noche, amado esposo. Que no hay hombre, por bien dotado que haya sido por la naturaleza, que pueda sostener su espada erguida por más de unas cuantas horas. Y mucho me parece…

Está la Luna colgada del cielo, en el patio. Tres velas solitarias iluminan una estancia donde, con espesa lentitud, se mecen las tenues cortinas, sometidas y obedientes a los caprichos de la brisa nocturna. Ella se tiende en el lecho. Él empieza por su ombligo, el centro del universo, la ventana de las entrañas. Ella ya se sumerge en un rumor profundo. Él no se cansa. Ella puede ver la Luna en el patio, inmóvil. Él no se agota, es una muralla sólida y caliente por el aliento del Sol, un árbol regio, un mar embravecido. Ella sale a tomar aire, entre gemidos. Las velas no se consumen, la Luna ¿qué le pasa a la Luna? La ve sobre el patio, ahora a través del visillo, ahora desnuda, siempre en el mismo lugar. La fuerza de él no se extingue. Asedia, embiste, arremete. Ella busca la vida al final de las dulces muertes, dirige su rostro hacia las velas en las que no asoman gotas de cera. Porque es ella la que se derrama, y es él, y es la noche. Cadencia, momentos dilatados, tiempo lento.

Ni se imagina Alcmena que no yace con un hombre. Ignora que un dios la mantiene sumergida en el rumor profundo. Sólo él puede transformar la naturaleza, convertirse en toro, cisne, lluvia de oro o rostro de esposo, y alterar las leyes del universo a su antojo.

Zeus ha ordenado al Sol no salir en tres días para que la noche dure setenta y dos horas.

Anuncios

11 comentarios

  1. Mmmm… noche así y de setenta y dos horas…

  2. mmm sumergida por un dios en el “rumor profundo”…
    es tan bello como tú lo cuentas…

    Permíteme una banalidad, ¿si?
    ay! qué ironía tener un esposo llamado Anfitrión
    🙂

    Me encanta volver a leerte.

  3. Estas cosas acomplejan…

  4. Que grande Zeus… por algo es el más grande dios del Olimpo. Una no le basta, las quiere todas… y les da con todo también 😉

    Después preguntan de donde sacó tanta fuerza Heracles.

    Saludos.

  5. vaya 72 horas mas apetecibles. Un placer leerte.

  6. mirámelo al Zeus….

  7. ¡Aaaay! Cosas del Olimpo… y de esta Sonámbula afiebrada y borracha de luna llena… auuuuuuuu!

  8. Arcángel, yo con siete minutos me conformo, siendo buenos…

    Botón, si que era buen “anfitrión” el marido 😉

    NoSurrender, ¡no te acomplejes mi niño! quien querría ser Zeus siendo un lagarto, con esa cola tan traviesa…

    Poio, ya puestos a ser dioses para qué andar con recortes.

    Desegundos, apetecibles si, pero el mortal también tendría que estar en buena forma.

    Burocracia, estos diosecilloooos…

    🙂

  9. no me provoques, inquietante sonámbula… que llega la primavera y los lagartos nos ponemos muy cariñosos, eh 😉

  10. Zeus sabe todo…

    que suerte volver aqui querida sonambula…

  11. NoSurrender, ¡Pero si yo no me llamo Primavera! ¿Quien es esa Primavera que te pone tan cariñoso?
    (… enjugo mis lágrimas con la manga…)
    😉

    Hola Juje, qué suerte la mía de que visites mi casa… tu casa. Besos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: