Curiosità (1ª parte)

¿Me querrás siempre? ¿Pase lo que pase?

***

Los jazmineros habían formado una bóveda sobre la entrada de la casa. Aunque se veían obligados a limpiar el suelo con frecuencia, las flores impregnaban las habitaciones de una suavidad que prolongaba la sensación de felicidad y hurtaba furtivamente sus conciencias, que por momentos se quedaban embelesadas en aquel aroma dulce y remoto. La alegría de dos recién casados es sólo comparable a la del niño que recibe un ansiado regalo en el que ha estado soñando durante mucho tiempo.

Durante el día, Carlos trabajaba como contable e Inés desarrollaba su labor de logopeda en una asociación. De noche, Carlos era un cliente exigente e Inés su puta solícita. El resto de el tiempo se amaban, y procuraban alejarse de todo lo que interfiriera en esa tarea a la que ambos se habían comprometido como si de una encomienda oficial se tratase.

“Soy sonámbula”, le dijo ella un día, tiempo antes de pasar por la iglesia, el juzgado, el banquete y la tarta correspondientes. “No importa”, respondió él. “Te abrazaré durante toda la noche, no podrás escapar”. Pero, ¡ay! Los brazos de Morfeo eran demasiado seductores como para ser rechazados por Carlos que, al terminar el amor, se quedaba traspuesto, dormido y roncando como un bendito. Así Inés comenzó a dar vueltas por su nueva casa, en horas oscuras, minutos de paseos nocturnos a los que en su casa habían puesto remedio atándola con una sutil correa: una cinta de seda anudada desde su cintura hasta el cabecero de la cama.

La primera vez que Carlos se vio frente a frente con el sonambulismo de su mujer, se le saltaron las lágrimas de pura ternura. Inés, sentada delante de la ventana, se alisaba el pelo con un cepillo invisible. La condujo lentamente a la cama, con cuidado de no sobresaltar su sueño. Otras veces reía, lloraba o hablaba. No sabía si se trataba de una insana curiosidad o era otra de las raras facetas del amor, el caso es que a Carlos le gustaba secretamente ver a Inés en ese extraño estado de conciencia. Se acostumbró a despertarse al cabo de unas horas sólo para poder observarla, no la retenía y a la mañana siguiente no le comentaba nada de su recién adquirida afición de voyeur.

La vida de Carlos se deslizaba así entre números, te quieros, sexo y curiosidad, según la hora. Sólo los jazmineros no parecían felices. Seguían floreciendo, pero ahora despedían un olor demasiado dulzón, tanto que a veces le provocaban dolor de cabeza y arcadas. Le propuso a Inés cortarlos mas ésta se negó en rotundo. “Son imaginaciones tuyas. Huelen igual que antes… Carlos, ¿me querrás siempre? ¿pase lo que pase?”.

***

Anuncios

6 comentarios

  1. OHHHHHHHHHHHHHHHHHH!

    me he puesto inquieta…

    que vendrá que vendrá?!!

  2. Y cuándo lo continuás? Ahora?… Ahora?… Ahora? La querrá siempre? Cortará los jazmines? Qué pasará?
    Ay, esto de los textos por entregas me destroza los nervios…

  3. Los jazmineros van a ser unos protagonistas importantes en esta historia, -pienso-
    Yo creo que no les gusta la actitud “voyeurista” de Carlos.
    O sí.
    mmmm

  4. Los jazmines protagonistas… qué??? van a saltar sobre carlos y lo van a devorar porque en realidad eran flores africanas carnivoras, muy parecidas a un jazmin, pero con un aroma mucho más fuerte y empalagador.

    (por suerte nunca se me ocurrio escribir algo parecido.)
    mmmmmmmmmmm
    (hasta ahora)

    Mejor espero a ver como termina la historia…

    Saludos

  5. Claro que la amará siempre; el amor es siempre eterno mientras se siente.

    Inquietante historia. Seguiré observando.

  6. Muy buen principio. Llama mucho la atención de la escena en que se peina el pelo. A ver que sigue sucediendo en el siguiente, jajaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: