La zorra

Lo mató lentamente, sin ruido, sin huellas. Yo fui testigo y no hice nada. Puede que algún día me toque a mi. Así pues, afirmo que existe el crimen perfecto. Fue poco antes de que Asun se fuera. Qué triste fue su marcha.

Al principio lo dejó tranquilo durante una temporada. Ese tiempo lo empleó en observarlo, mientras él, ajeno, sonreía por las mañanas, y sonreía hasta la tarde, cuando se iba satisfecho a casa. Hacía bien su trabajo, muy bien, y disfrutaba con el. Tenía que haberle avisado de que la zorra lo acechaba. Llegó –me refiero a la zorra-, dios sabe de qué modo a ocupar un alto cargo en la empresa, bueno, dios y unos cuantos a los que les chupó la polla. Tiene dinero, reconocimiento, familia, y sin embargo no es suficiente. En lugar de alma hay un agujero negro ahí dentro, devorando, ansiando, jodiendo. Lo más sorprendente es que mucha gente aún no se ha dado cuenta. Pero yo si, la miro y veo al monstruo.

Ese hombre era demasiado sencillo, íntegro y feliz para que lo dejara escapar. El resto fue coser y cantar, la zorra tenía práctica: buscarle fallos,tergiversar, calumniar, ignorar. Cuando el empezó a perder los nervios, a ella ya se la veía más tranquila. Después de que volviera de una baja laboral por depresión, la zorra pensó que era el momento justo para dar el golpe de gracia. Redobló sus esfuerzos hasta que finalmente lo mató. Ahora anda por ahí como un zombi, triste, acomplejado, rellenando sobres y sin asomo de sonrisa. Le costó diez años a la zorra matar a un hombre hasta que lo consiguió. A Asun la dejó malherida, pero a este se lo ha cargado de verdad.

A veces pienso que la vida es un asco, yo incluida.

Anuncios

4 comentarios

  1. Yo también lo pienso a veces. Y también me incluyo. Aunque no sea por acción, puedo serlo por omisión.
    Pero después me convenzo de que la vida no tiene nada que ver en esto. Y que es sólo que el olor nauseabundo de la basura es más intenso y se alza siempre sobre el olor a limpio.

    Un abrazo, sonámbula.

  2. Y tu comentario desprende un olor maravilloso, me da ánimos Botón, muchas gracias 🙂 Lo llevaré lo mejor que pueda. Aunque esta ética mía más que una virtud parece una condena.

  3. muy bueno el relato… me imagine otra cosa, pero al final estuvo mejor todavia.

    y con respecto al final… la vida no es un asco. esta buena, es un asco por ahi que nosotros pensemos eso y no sepamos verle los colores.

    y la veamos toda negra como hago yo.

    sevemos

  4. supongo que tienes razón, es cuestión de colores… y hay días daltónicos. un besito poio 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: