Carmen Canasto (1ª parte)

Me llamo Carmen Canasto. Tengo 82 años y he decido que, antes de morirme, he de matar a alguien. Muchos me ven como una ancianita venerable, a mi hace gracia esta imagen. Y no es porque no sea cierta. A lo largo de estos años he sido una mujer bondadosa, mucho más allá de lo corriente. He sido paciente, comprensiva, tolerante; he sido optimista y generosa. Es decir, todo lo que encierra la expresión ser una buena persona. Soy una buena persona y por eso, precisamente por eso, ha llegado el momento de matar. Todos los esfuerzos de una vida por mejorar el mundo a mi alrededor han sido vanos. He llegado a la conclusión de que hay personas que sobran y que, en el caso de que por este hecho que tengo pensado llevar a cabo no fuera al cielo sino al ardiente infierno, mejor papel podría desempeñar allí, tan acostumbrada que estoy a lidiar con la miseria humana. Ir al paraíso creo que, a estas alturas, a mi espíritu le resultaría aburrido en demasía.

Ya tengo mas o menos pensado a quién. Mi primer candidato fue el médico de la residencia, Don Eleuterio. Un fatuo, desdeñoso, arisco, codicioso, insensible hombrecillo. Sin embargo, no he llegado a ver maldad en su comportamiento, sino más bien alienación y un inmenso alejamiento de sus semejantes. Un auténtico “esquizo”. Por cierto, no he mencionado mi profesión: durante 45 años fui una editora de gran éxito. Creé mi propia empresa justo después de salir de la Universidad. He sido pionera como estudiante femenina de Psiquiatría y también como mujer de negocios. Volviendo al tema que me lleva a escribir esta nota, la aparición de Laurita, esa enfermera encantadora, varió mis planes de acabar con el médico. Describir a Laurita merece capítulo a parte. Además, ya es la hora de cenar y me reclaman en el comedor. Esta noche han preparado esos vomitivos macarrones a la carbonara. Gastronómicos métodos de tortura, un tema que daría para escribir varios volúmenes.

[continuará…]

Anuncios

4 comentarios

  1. Mira, a mí Carmen Canasto me ha caído genial. Creo que podré comprender las razones que esgrime para “asesinar” a alguien.

    🙂

  2. jajajaja, muero por conocer a la Laurita.

    sevemos

  3. Yo le recomendaría a Carmen Canasto que utilizara el método del picahielos en Instinto Básico

  4. carmen canasto, laurita… encuentro ciertas resistencias en mi mente, hay una parte muy oscura por ahí dentro. me cuesta entrar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: