Nadie conoce mi nombre

Aunque todo parecía andar a las mil maravillas, nada más llegar me percaté de que este sistema no estaba funcionando como debiera. Le faltaba lo necesario para alcanzar la estabilidad requerida, un equilibrio que garantizara su duración. Es más, mis mejoras son de una cualidad tal que, en lugar de acusar la entropía propia del curso temporal, es la propia entropía la que refuerza el sistema con el paso de los siglos. Nadie conoce mi nombre. Yo no ambiciono nada, ni siquiera la nada, no soy nadie, he ahí mi fuerza. De dónde partí antes de llegar aquí carece de importancia. Con las primeras manifestaciones de mi velada presencia, Él me acechaba constantemente, buscando mi nombre con el gigantesco tamiz que usa para el Todo. Quizá sea el momento comentaros algunos detalles. Os diré que Él era el jefe. Contaba con ayudantes muy bien preparados, aunque también hay que decirlo, criaturas tremendamente ambiciosas. El sistema funcionaba gracias a la acción numerosos peones, trabajadores insignificantes, pero capaces de soportar el dolor del universo entero. Yo los llamo “sinnombres” (como Yo) o de forma más abreviada “hombres”. Gracias al apoyo de muchos de ellos pude encontrar mi sitio aquí. La cuestión que Él aún no sabe que existo. ¡Pero si han pasado siglos de siglos!

Dijo que, siendo él el jefe -el creador-, no se podía implantar ninguna modificación en el Todo sin su consentimiento. Afirmó que sólo a través de un acto de sabotaje se pudo introducir el virus “tentación” en el sistema. Aseguró que el saboteador fue uno de sus ayudantes. Finalmente, sentenció que Lucifer -el “Demonio” en adelante- tentó a los hombres y por ello fue condenado. La historia realmente sucedió tal y como Él la concibió. No le faltaba razón en sus apreciaciones ni tenemos motivos para temer que haya errado en su conclusión: el Demonio tentó a los hombres y, de camino, Dios se liberó de la culpa. Después de aquel grave episodio no salieron a la luz más preguntas, aunque quedaran cuestiones interesantes por resolver, como por ejemplo: “¿Quién tentó a Lucifer?”. Si alguna vez, algún sinnombre se ha interrogado sobre esta cuestión en la oscuridad de su alma, de nada habrá servido, pues, como dije al principio, yo tampoco tengo nombre.

Anuncios

16 comentarios

  1. Breve incursión en el terreno religioso, sin más pretensiones que la adornar una simple pregunta que me ronda de cuando en vez (¿o era al revés?).

  2. Bueno…que decir…el gran tamiz del todo…la verdad como siempre querida bella…brillante…

    me ha encantado.

  3. “La cuestión es que Él aún no sabe que existo”

    Yo creo que sí sabe que existes. Sólo que no es propio de un dios omnipotente reconocer que no es omnipotente. Ni fácil admitir que no ha sido él quien ha introducido todas las variables. Y por eso disimula y se hace el tonto.

    Un cuento estupendo, besos

  4. N se si debería responder a tu pregunta… pero Él me obliga a hacerlo.

    Fue Bagalone, quién más 😉

    sevemos

  5. ¡Enjundia tiene el cuento!
    olé por tu arte de obligarnos a tus lectores a hacernos preguntas.
    😉
    Quizá, en efecto, “La historia realmente sucedió tal y como Él la concibió…” y entonces lucifer habría sido tan sólo la pieza necesaria…
    Me recuerda a la que me ronda a mí “de cuando en vez”: ¿por qué demonizar y tachar de traidor a Judas? ¿no se limitó a cumplir con su cometido para que todo ocurriera tal como “estaba escrito”? ¿no habría sido él la víctima necesaria? ¿cuál habría sido la historia de negarse él a cumplir con su ingrato papel?
    mmm me disculpe 🙂 que no eran éstas las interrogantes del cuento del sinnombre.
    Puede que Antígona esté en lo cierto…

    Besos!

  6. Hola Juje, quién pudiera tener el gran tamiz del Todo. No se lo que costaría la patente. Un gran beso 🙂

    Hola Antígona, mmmmm… interesante punto de vista y creo que acertado. Se me acaba de ocurrir una manera de “introducir todas las variables” sin que sea necesario mentir o hacerse el tonto. Mmmmm… material para otro cuento. Espero que nos sigamos viendo 🙂

    Poio, jajajjajaja!!! Este Bagalone anda metido en todo. Yo siempre le llamo “diablillo” ¡Mira que si al final no va a ser metafórica la expresión! Sevemos!!!

    Botón, exactamente. Judas, Ioudas, יהודה Yejudá con el significado de “agradezco a Dios” o “reconozco a Dios”. Quizá porque “reconoció” a Dios tuvo que hacer lo que hizo. Un fuerte abrazo 🙂

  7. YO creo que Él, el creador, necesita un buen psicoanalista con diván. Tanto autoengaño debe esconder traumas imposibles, una terble falta de autoaceptación. ¿Se podrían organizar terapias de grupo para Dioses?

  8. Lo siento, pero yo conozco tu nombre. Por

  9. ….(le dí al enter :glups:) Por

  10. ….(le dí al enter :glups:) Lo siento, pero yo conozco tu nombre. Porque está escrito en las estrellas y en las olas del mar, y en las dunas del desierto. Dejando tantas pistas es imposible no encontrarte (o no saberte).
    Aunque mientes porque nadie es capaz de soportar el peso del universo, porque cuando se empieza una historia no siempre se sabe cómo va a continuar y porque Luzbel es sólo un gato que maulla la luna en las noches en las que siente un miedo atroz y se encuentra absolutamente solo en el “callejón de los olvidados”

  11. diablillo??? esas cosas no me las cuenta él. que más hablaran entre uds que yo no me entero??? y digo hablar porque si pienso en lo que hacen…

    sevemos

  12. NoSurrender, una buena idea. ¿Eres psicoanalista? ¿Me puedo apuntar a tu diván? Aaah, que hay cola… hasta octubre… del año que viene…. Esperaré 😉

    Eliseo… adoro tus finales, aunque sean incompletos.. glups… 🙂

    Poio, no seas diabillooooo!!!

    Espero verles a tod@s pronto. Un besazo MUAC!

  13. yo también… te esperamos ansiosos, Baga y yo.

    sevemos, cariño 😉

  14. te extrañooooooooooooooooooooo

  15. yo también :´(

    y justo ahora que te dejé un dedicado.

    hasta la vuelta

  16. He vuelto, he vuelto!!! Perdón por una ausencia tan larga. Gracias por vuestros mensajes. ¡Juje! ¡Poio! Y todos los demás amigos ¡Dios mío! ahora necesitaré tiempo para ponerme al día… He de pasar por todas vuestras casas, una por una, sin pedir permiso ;P

    (Nota para Poio: tengo que ver ese dedicado… que honoooooorrrrrrrrr)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: