Mi ojo izquierdo

Por más que lo intento no consigo recordar su nombre. Me refiero al del poeta que decía sentirse preso en una jaula cuyos barrotes se estrechaban cada día, mientras la puerta permanecía siempre abierta de par en par. ¿Lo recuerdas tu?.

Los recuerdos son así, no los llamas y te vienen a la memoria. Como ahora a mí el día que me trasladé a vivir a la ciudad hace dos años. En mi apartamento eran largas las horas que pasaba en soledad. Me acuerdo de aquel murmullo, el susurro del agua que borboteaba en una fuente que no tenía. Ahora me río pensando cuando -la primera vez que oí susurrar mi nombre- me puse a buscar como loco por toda la casa sin encontrar a quien lo había pronunciado. Esa misma noche vi la mancha negra situada en el ángulo exterior de mi ojo izquierdo. Constantemente intentaba enfocarla, pero al girar mi globo ocular en aquella dirección, la sombra desaparecía.

Seguía escuchando las voces que pronto tuvieron su correspondencia en imágenes. Una mañana en la cocina oí que me llamaban, me giré y allí estaba la mujer de mediana edad, la que siempre viene con un delantal y tiene las manos sucias y ajadas. A ella le siguieron toda clase de gentes: unos me hablaban y otros pasaban de largo, a todos ellos los veía con tanta nitidez como te estoy viendo a ti ahora. Es comprensible que me asustara ¿no crees?. Mi primera opción fue contárselo a un cura. El sacerdote me aconsejó que visitara un psiquiatra y así lo hice, pasé por incontables consultas hasta que encontré al doctor Anselmo. Tuve mucha suerte con él, fue el único que no me trató como a un loco. Me propuso algo que me ha salvado la vida. En aquella época, los entes, como los suelo llamar a falta de otro nombre mejor, no me dejaban a ninguna hora. Unos me aconsejaban bien, me mimaban y me confortaban, otros me insultaban, vejándome, humillándome… con todos ellos me enseñó a lidiar el doctor Anselmo. Se trataba, como todo en esta vida, de dialogar. A mis entes maléficos los trato con distancia, defendiéndome de sus abusos pero sin ejercer de víctima, con fortaleza y seguridad. Mis diálogos con los entes benéficos -la señora del delantal, la niña alegre y el joven poeta- han provocado cambios importantes en mi vida. De hecho, dejé mi trabajo para dedicarme a la pintura. Mis obras han tenido gran aceptación y mis modelos… ¡Mis modelos son de otro mundo! Perdón por la broma, la verdad es que no me puedo quejar.

Después de esta introducción, quizá haya llegado el momento de ir al grano. El doctor Anselmo ya me aconsejó que intentara entablar contigo un contacto directo, aunque tu sabes que eso no me fue posible. También me avisó de que algunos de vosotros lográis apoderaros de ciertas partes del cuerpo de una persona, como la mano o una oreja. Es por esto que estoy hablando contigo. Quiero pedirte por favor, que me devuelvas mi ojo izquierdo. Desde que apareciste por primera vez en forma de mancha, te has ido haciendo dueño de él hasta inmovilizarlo por completo. Y ahora parece que quieres el otro. Tengo que pedirte que me lo devuelvas, lo necesito para pintar… por favor. ¿Que me dices? ¿Eh? Háblame, ¡háblame por favor! ¡Devuélveme mi ojo! ¡DEVUÉLVEMELO!

Anuncios

19 comentarios

  1. ES – PEC – TA -CU – LAR!!! ESPECTACULAAAR!!!

    que querés que te diga, a veces te envidio mal 😛

    sevemos

    PD: baga está de vuelta. para bien o para mal.

  2. Impresionante !
    Las mejores letras que me ha regalado el azar últimamente.

    La envidia también me corroe.
    Un Abrazo.

    L. C.

  3. Sonámbula, ¡si es que tus cuentos son buenos, buenos, buenísimos!

    Ya somos tres envidiosos
    🙂

  4. Muchas gracias a los tres 🙂 No habría lugar para la envidia si supierais que tengo un ojo debajo de la oreja, chepa y tres dientes ¡jajaja!

    Poio, ¡¡¡ya está Baga haciendo de las suyas???!!!

    Luis, bienvenido a ELDESPERTAR y gracias por tus palabras 🙂

    Botón, un besazo, guapetona 😀

  5. Bueno, por mi parte… que decir, desde que lei “El loco” de Khalil Gibran creo tener 7 yo, con ellos hablo y entre ellos discuten.
    Espero que a ninguno se le ocurra tomar el lugar del propietario original de mi humanidad.
    Ya dije que me gusto mucho? a ver… no, bueno me gusto mucho.

  6. aja, y está esperando tu visita 😦

  7. Topagt, lo importante es que se lleven bien y, sobre todo, que sepan quién es el jefe 😉

    Poio, entre tu y yo: Luciano está ganando cada día en osadía y atractivo. Respecto a sus aventuras rubias mejor que sonámbula no se entere (es supercelosa) 😉

  8. Hubo otro pintor que puede que le cediera gran parte de una oreja a su musa, que vivía con disfraz de prostituta.
    Puede que no siendo éste tributo suficiente, el artista decidiera darse todo él, enloquecido por su frenética y colorida obra.
    Tal vez sólo los cuervos, modelos inconscientes de su último cuadro inconcluso, sepan de verdad por qué se disparó en el pecho.

  9. Hola Kiko, la historia real demuestra que la que a mi me contaron tiene muchas posibilidades de ser cierta ¿no crees?

  10. mmm y a mí que me fascinaban los cuentos sonámbulos…
    pero confío en que volverán.
    Sí.

    Abrazo grande, sonámbula

  11. gracias botón 🙂 un beso

  12. te extrañoooooooooo

  13. Ya lo habìa leìdo, pero no habìa comentado. Que genialidad de cuento – y de escritura. Mucho estilo.

  14. A mí me pasa lo mismo que a Juje…

    Juje ¿pedimos su vuelta por aclamación popular?
    🙂

  15. siii pidamos!!!!!!!!!!!!!!!

    Cchicooooss armé un juego vengannn!!!

    http://juje.wordpress.com/2007/11/15/cadaver-exquisito-el-juego/

  16. Hay un cadaver en tu mailera!!!!!!!!!!!!!!!!!

    besitooossssssss

  17. cu cu
    ¿alguien ahí?
    😉

  18. Hola sonambula me ha parecido genial tu cuento, muy bien escrito, y bueno, muy bien en general.

    pd: en realidad te escribo porque he visto que te gustan las arenas movedizas si quieres hablar del tema…

  19. Juje, Botón, (y Aletheia ;-)), gracias por echarme de menos. Espero volver pronto. Pero no me olvido… no podría 🙂
    Mna, gracias, me alegra que te guste.
    Spau_101, bienvenid@. ¿Me podrías recordar qué dije de las arenas movedizas? ¿Dije que me gustaban? ¿En qué sentido? Oooh! soy una desmemoriada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: